Blog

Ideas para diseñar un jardín sin césped

11/ 10/ 2016
Lecturas 852

¿Que te imaginas cuando piensas en un jardín sin césped?. Quizás lo visualices como un espacio frío o sin vida. Pero aunque no lo creas, también puede ser cómodo, acogedor, vivo, lleno de colores y fauna local y con espacios para disfrutar con el estilo.

Ideas preconcebidas

La mayoría de las personas percibe un jardín sin césped como un lugar abandonado y descuidado, que es un desierto o incluso, creen que no es un jardín. Claro, lo que más vemos son praderas o zonas con césped en los diseños, pero a veces no se les da uso y sólo es aporte estético.

Paisajismo según el clima

Un punto súper importante es el clima. Por ejemplo en Santiago, el paisaje natural vemos tonos opacos, presencia de rocas y árboles como la Acacia caven (Espino). Esto, porque está relacionado con su clima (mediterráneo continentalizado) que tiene larga estación seca y lluvias invernales intermitentes cada año. Esto quiere decir, que un jardín sin césped, es acorde a la realidad climática de la región metropolitana.

Ya hemos vivido inviernos secos y ni hablar de los veranos casi desérticos con poca humedad ambiental, muy similar a otras ciudades.

Si no es césped, ¿qué?

 

Sabemos que el césped funciona como una superficie semi-blanda para jugar o tomar sol, y que aporta color al jardín. Pero también puedes tener espacios muy funcionales y con tu propio sello, incorporando otras plantas o materiales en vez del césped: plantas cubresuelos con o sin flores, áridos como gravillas, arenas o gravas y también pueden ser rocas o piedras entremedio de las plantas. Los suelos duros aportan espacialidad y combinan siempre bien con la vegetación.

Menos césped, menos gastos

Ideas para diseñar un jardín sin césped

Fuente

Al preferir estos materiales, más las plantas que requieran poca agua, logras espacios sostenibles. Puedes ahorrar más del 60% en dinero por mantención (corte, fertilización, enfermedades) y por uso de agua para riego, porque el césped es lo que más agua requiere para estar óptimo (10 litros/m2 aprox. en Santiago). Interesante, ¿cierto?.

Un ambiente relajado

Para zonas con mayor estancia, donde quieras tomar sol, sentarte plácidamente o jugar a la pelota, puedes usar materiales blandos como arena que sólo requiere pasar un barrehojas y queda limpia.

La arena da un aire suelto y tan confortable que querrás usarlo siempre.

Áridos, mulch y colores

Las superficies de áridos como gravillas gruesas son muy atractivas y de colores variados. Son muy versátiles porque combinan con madera, hormigón o fierro.

Se pueden mezclar con plantas como cubresuelos para lugares estrechos o amplios, funciona muy bien.

 

El mulch (colchón de material orgánico) de chips de madera dan una sensación esponjosa muy natural. Los hay en color madera, rojos, negros, verdes, ocre, chocolate y los venden en casi todas las tiendas de jardinería. Los oscuros me encantan porque resaltan los colores de flores y follaje.

 

El mulch de paja o de acículas de pino (éste para plantas de tierra ácida) es un material mullido que aporta color, funciona muy bien para evitar que crezcan maleza.

Además, mantiene la humedad del suelo más tiempo en verano y en inviernos, evitas plantas quemadas por las heladas.

Un jardín árido puede ser acogedor

 

Como muchas personas creen que un jardín desértico es fome o inhóspito, les quiero mostrar que si se puede volver dinámico y encantador, con recorridos al combinar diferentes plantas y tipos de suelo.

Lo que más me gusta, es que se pueden aplicar diferentes texturas, colores y ambientes para lograr el jardín perfecto según tu propio estilo.

¿Frondoso? claro que sí

También he escuchado decir que un jardín sin césped es pobre o poco atractivo, pero es un mito. El pasto no es lo más importante. También tenemos las plantas cubresuelos, arbustos y árboles, y combinando adecuadamente se logran espacios de ensueño con volúmenes, llenos de vida, con diferentes tonalidades  y abundantes.

Jardín con zonas despejadas

La terrazas se vuelven muy prácticas como áreas despejadas. Pueden ser de suelos duros como baldosas, madera, cerámicos, pastelones, ladrillos u hormigón lavado.

Si en sus bordes se ubican plantas, el contraste de de texturas y de sólido/blando es genial.

Tiempo de piscinas

Lo que vuelve acogedor un espacio no es realmente el césped. Si existe un buen diseño que cubra necesidades y comodidades, un suelo duro o de gravilla es perfecto para la zona de la piscina. La puedes acompañar de vegetación local con aromas, o un mobiliario de tu gusto para dar comodidad al uso de ésta zona. El agua es sin duda un elemento que funciona perfecto en un jardín sin césped.

 

Existe un modelo llamado “piscinas naturales”, donde su borde se funde de a poco con el suelo que la rodea. Además, tienen un sistema que mantiene limpia el agua, a través del uso de vegetación especial que se incorporada en su diseño sustentable y se ven espectaculares.

Soluciones para jardines sin tierra

Hay algunos jardines que solo tienen suelo duro, sin acceso a la tierra. Pero igualmente puedes disfrutar un jardín por medio del uso de maceteros. Para el tema del riego, les agrego sistema automático por goteo y asunto arreglado.

Si te gusta el estilo abundante, se combinan maceteros altos al fondo y otros más bajos delante para generar macizos de arbustos.

Y para terminar, si te gusta algo más simple puedes crear zonas muy sofisticadas y elegantes con pocos elementos. Es adecuado para espacios estrechos o si prefieres un look monocromático.

¿Qué te parece?

¿Tendrías un jardín si césped? Me encantaría saber cuál es el estilo que más te gusta o si tienes dudas sobre alguno. Además, te invito a que escribas si tienes alguna otra idea en mente y con gusto te responderé.

¡Hasta pronto!



Volver

Fuente: http://www.elblogdeldecorador.cl