Blog

7 labores para un jardín saludable en otoño

04/ 05/ 2018
Lecturas 210

Llegó el otoño que muchos adoramos y con él, varias tareas para prevenir situaciones no deseadas en sus jardines. Les voy a contar cómo, sin mucho trabajo, podrán mantener a raya algunas plagas, proteger sus planta y el suelo. Todo para un jardín saludable para la próxima temporada.

A reunir las hojas caídas

Ya que en esta época algunos árboles y arbustos dejan caer sus hojas, es el momento ideal para reunirlas en vez de botarla como basura. Estas se pueden reutilizar como mulch o colchón de material orgánico sobre la tierra para protegerla de temperaturas muy heladas. Recuerden que bajo el suelo existe una microfauna que colabora con la vida de las plantas y la formación del suelo, además, tiene un aporte estético por el colorido de las hojas secas. Pueden elegir sus preferidas o pedir las que otros desechan.

Pueden acopiarlas en bolsas abiertas o en cilindros armados con malla de metal. Esto sirve para que se les evapore la humedad y no se degraden antes de usarlas. Cuando las hojas están secas, reducen la posibilidad de que se desarrollen enfermedades ocasionadas por hongos tanto en troncos, hoja y raíces.

Sigan aplicando fungicida orgánico

Como el tema de los hongos a veces es un problema, es súper importante que estén permanentemente observando sus plantas de cerca. Me refiero a que miren las hojas por debajo, los brotes nuevos de hojas o tallos y la superficie de la tierra para ver si hay signos de “oídio“. Este se presenta como un polvo blanco sobre hojas o flores, típico de otoño y primavera. Por otro lado, durante todo el año deben aplicar fungicida orgánico de forma preventiva cada semana, así tendrán un jardín saludable.

También es una época para mantener bien nutrido el suelo y las plantas. Es durante abril que deben aplicar una capa de 1 o 2 cm de Humus en los macizos arbustivos, copa de árboles y huertos. De esta forma están entregando una especie de “vacuna” a las plantas para que tengan suficientes minerales, oxigenación en el suelo y la retención de humedad adecuada para que no se debiliten por los cambios de temperatura. Si son plantas productivas, pueden aplicar Humus una vez al mes. Es recomendable que al césped también apliquen una capa para prepararlo a que resista el invierno.

Fungicida casero

Una receta para un excelente fungicida es uno preparado con la planta “Cola de caballo”, de esta manera:

  • Un manojo de hojas de Cola de caballo
  • 1 litro de agua
  • Recipiente para guardarlo, que tenga tapa
  • Trocito de jabón neutro
  • Tijeras

Se cortan las hojas en trozos pequeños de 5 cm, se ponen en el recipiente plástico, agregan 1 litro agua para dejarlo remojar tapado por 12 horas. Luego, cocinen a fuego lento por 10 minutos, lo dejan enfriar y lo cuelan. El jabón es opcional para hacer más adherente el preparado. Para usarlo, la dosificación es ⅓ (1 medida del fungicida con 2 medidas de agua), la deben poner una botella rociadora para aplicar en ambos lados de las hojas.

Mantén controladas las plagas

Es preferible tener controladas las plagas a combatirlas, por eso, los invito a que también preparen antiplagas orgánicos con la misma lógica que el fungicida que les expliqué más arriba. Sólo tienen que cambiar el ingrediente principal por ajo u ortiga y cocinar la pócima. Aunque parezca un trabajo repetitivo, aplicarla semanalmente, garantizará que el jardín se vea espectacular en otoño (y el resto del año). Muchos jardines están diseñados para lucir los colores y texturas en esta época, y si está “apestado” sería muy triste.

¿Qué mantención necesita el césped?

Si el césped en verano lo cortaban a 2 cm, ahora hay que dejarlo en 3 cm, para empezar a proteger al cuello y raíces de las temperaturas que irán bajando gradualmente. Además de recoger las hojas que tenga encima, conviene “airear” más aun si es un césped antiguo. Esta técnica sirve para eliminar la compactación de la tierra en forma profunda, permitiendo restituir la circulación de oxígeno, la capacidad de absorción de agua y el desarrollo de las raíces. Se hace con una herramienta llamada “sacabocado” o aireador que hace hoyitos en el terreno, los que después se rellenan con sustrato bien liviano como tierra con arena. Tienen que hacer esto con la tierra levemente húmeda.

Por otro lado, conviene “estratificar” la superficie. Esto consiste en arañar la superficie para eliminar restos de pasto seco, musgos y materia orgánica acumuladas que forman una capa impermeable que favorece aparición de hongos. De esta manera, el césped queda con su base aireada y lista para la entrada de nutrientes. Existen máquinas escarificadoras similares a las que cortan el césped y es super importante hacerlo cuando la superficie esté seca, es decir, no rieguen al menos 2 días antes.

Reduce el tiempo y frecuencia de riego

Ya no es necesario regar tanto porque las temperaturas son más bajas y la humedad disponible en la tierra permanece más tiempo. Con estas condiciones lo mejor es regar tres veces a la semana unos 4-5 minutos. Hay que verificar si es suficiente o si es demasiado riego. No rieguen en exceso para disminuir las posibilidades de proliferación de enfermedades por hongos.

A proteger plantas en macetero

¿Tienen plantas en maceteros en el jardín o balcón?. Si son plantas que les gusta el calor y el tiempo de verano, deben darle los mismos cuidados en las estaciones más frías. Para eso, tendrán que reubicarlas en lugares bajo un cobertizo o simplemente dentro de la casa. Dependerá de qué tan sensibles a las bajas temperaturas sean las plantas.

¡Manos a la obra!

¿Qué les parecieron estas labores? No son tan complejas y valen la pena para mantener un jardín saludable. Por supuesto que pueden consultarme o comentar y espero que les sirva toda esta información.

¡Disfruten el otoño!

Ximena



Volver

Fuente: http://www.elblogdeldecorador.cl