Blog

Ficus Benjamina: cuidados en interiores y jardines

21/ 07/ 2018
Lecturas 200

Las plantas de interior casi siempre son una buena opción en la decoración, con su aporte de frescura y naturaleza. Y esta semana, el protagonista es una de las plantas más famosas según recuerdo desde que era chica. Se trata del Ficus benjamina del que les contaré cómo cuidarlo para que luzca radiante.

Las plantas de interior son siempre una buena opción en la decoración con si aporte de frescura y vida y esta semana el protagonista es una de las más famosas, se trata del Ficus benjamina del que les contaré cómo cuidarlo para que luzca radiante.

¿De dónde proviene este Ficus?

El Ficus benjamina tiene por nombre común “Ficus de hoja pequeña”, es un árbol perenne de tamaño mediano y su origen es de India, Bali, sur y norte de Australia donde hay ambientes cálidos. Aunque generalmente lo vemos como árbol pequeño, en condiciones silvestre puede crecer hasta 15 metros y en estado adulto desarrolla raíces aéreas que le ayudan a estar más estable. Ojo con esto, para que no perjudique construcciones o pavimentos.

Sus características

Es una planta de hojas redondeadas y pequeñas, de un verde brillante o con borde amarillo (variegada) que forman una copa globosa y abundante. Tiene un tronco no muy grueso, de color gris a blanquecino. Esta planta también tiene un fruto no comestible pero con valor ornamental, que es rojizo cuando está maduro. Personalmente no lo he visto en Santiago, porque como no tenemos el clima adecuado para su desarrollo, no logra generarlo.

En interior

Lo que más vemos es que se cultive en interior, principalmente por las necesidades de temperatura que deben ser cálidas durante todo el año, al menos, mantenerla lo más homogénea posible para que crezca. Le gusta recibir luz natural pero indirecta igual que los demás Ficus, así que les recomiendo que lo pongan a un lado de la ventana o cerca, y usando una cortina delgada para evitar sol directo, en caso que no tengan otra opción.

¿Cuándo regar?

Conviene mantener húmeda de la tierra del “Ficus de hoja pequeña” porque eso es lo que necesita. Pero en época de invierno es mejor esperar a que se seque el sustrato y recién en ese momento regar nuevamente, sin inundar el macetero. Recuerden que no es bueno para la planta que esté cerca de la calefacción porque puede deshidratarla drásticamente, incluso secarla hasta matarla.

Diferentes tamaños

Esta planta se puede comenzar a cultivar desde cualquier, ya sea súper pequeño o como árbol adulto. Lo bueno de cultivarlo en interior es que al tenerlo en macetero, se puede limitar el crecimiento según el espacio donde esté. Esto se comenzó a hacer para evitar el daño que la raíces pueden hacer si están cerca de edificaciones. Si usan un macetero corriente dentro de otro con diseño decorativo, evitan usar plato para recibir el agua de drenaje y se ve mejor en interior.

Importancia de la luz

Las plantas requieren luz para desarrollarse normalmente y en el caso de éste Ficus, debe ser indirecta como les mencioné antes. Hay lugares dentro del hogar, que no están cerca de ventanas pero aún así son muy luminosos. Ese espacio es perfecto para aprovecharlo con el “Ficus de hoja pequeña”. Tengan cuidado de que el espacio no sea muy estrecho para la planta porque a veces se vuelve muy invasiva para nuestro desplazamiento por la casa.

Cómo evitar que crezca disparejo

Es usual que las plantas de interior tengan un lado más frondoso que el otro, eso ocurre cuando solo le llega más cantidad de luz por solo una cara de la planta. Para evitar esta condición, es fundamental girar el Ficus para que crezca en forma equilibrada y tenga un aspecto bonito. Eviten los sectores “pelados” de la copa y no se olviden de rotar la planta cada vez que cambie la estación del año.

Cultivarlo en el jardín

En el jardín o en zonas urbanas, el Ficus de hoja pequeña se puede desarrollar más grande, con una copa de diámetro mayor. Por ejemplo, en algunas calles en Argentina, se pueden ver creciendo en las veredas, claro que allá hay un clima que le gusta al Ficus de hoja pequeña. Acá en Santiago no funciona mucho, debe estar bajo un cobertizo en exterior ojalá en orientación oriente o Sur-oriente para que no le llegue demasiado sol, sobre todo en verano, porque se queman las hojas.

¿Se acuerdan de la técnica Kokedama, que consiste en cultivar plantas en una bola de musgo, en vez de macetero?. Así también pueden tenerlo en el jardín, protegiéndolo de los rayos de sol directo y de las heladas en invierno. Tanto en interior como exterior, deben usar una tierra aireada que tenga humus, un poco de turba y tierra de hojas. Si por alguna razón el Ficus se resiente, botará todas o gran parte de sus hojas. No se asusten ni lo eliminen, luego que se adapte al lugar, comenzarán a crecer nuevamente sus hojitas. Es una situación común que a más de alguien le debe haber pasado.

¿Se puede podar?

Aunque tiene un hábito de crecimiento muy bonito por ser redondeado, igualmente pueden podar el “Ficus de hoja pequeña”. La acepta bien para darle formas específicas y atractivas o para limitar su altura. Es ideal cuando se usa en interior o cuando está bajo un techo en el jardín.

Las podas deben mantener una armonía en la forma del árbol. Si sufren alergias, les recomiendo usar guantes. En cada corte aflora el látex que contienen y es muy irritante para las pieles sensibles. Además es tóxico, y deben lavarse las manos después de podar.

¿Les gustaron estos consejos?

Nunca está demás informarse sobre plantas tradicionales como el “Ficus de hoja pequeña” para recordar pautas de mantenimiento y disfrutar el mayor tiempo posible de plantas saludables, sin mayores problemas y que nos retribuyan armonía y bienestar. Me encantaría saber cómo les ha resultado hasta ahora el cultivo de este árbol, espero sus comentarios. Un abrazo.

Ximena



Volver

Fuente: http://www.elblogdeldecorador.cl